En la realidad Maverick no se hubiera llamado así (salvo que la hubiera cagado con misil AGM-65)

Casco de Pete Mitchell

Parece que en las películas estadounidenses todo piloto tiene un mote agresivo o imponente. Maverick, Iceman. Pero nada más lejos de la verdad, estos callsigns de los pilotos estadounidenses suelen derivar de alguna cagada del piloto al comienzo de su carrera profesional, en su primer destino operativo, si no lo arrastra ya de la academia.

Los motes empezaron a utilizarse para llamar a otro piloto casi tan pronto como se instalaron las radios en los aviones. Las comunicaciones por radio deben ser cortas y precisas. Y nada mejor para acortar un nombre y llamar a alguien sin equivocaciones que un sobrenombre. Aunque la popularización vino a partir de los 70.

Estos sobrenombres no los escoge el piloto. Si así fuera los escuadrones estarían repletos de motes molones… y repetidos (Razors, Blades, Lassers, etc). Así que se reciben de algún compañero. Puede estar basado en un rasgo físico (parecerse a un personaje de una serie, por ejemplo), o de la personalidad, o por la procedencia del piloto, aunque lo más normal es que venga motivado por alguna cagada. Por ejemplo hay algún piloto estadounidense llamado BamBam, por haber reventado las ruedas en despegue al olvidarse de quitar los frenos de parking.

En alguna ocasión se puede rechazar algún mote, normalmente porque no es suficientemente gracioso. Pero ¡siempre hay un aluvión de motes para poder reemplazar el que ha sido rechazado!

Ahí van algunos ejemplos:

  • Col. Gergory Boyington, era casi 10 años mayor que sus compañeros, así que se convirtió en Pappy
  • Brig. Gen. David Lee Hill era texano, así que fue bautizado como Tex.
  • Navy Cmdr. Chris Harmer dice que le llamaron Ox por su parecido con el personaje de John Candy en Stripes. Él cuenta como un amigo suyo era llamado MOTO, abreviatura de Master Of The Obvious.

Otras abreviaturas que han dado nombre a motes son PITA por Pain in the Ass, VIGIT por Village Idiot o TERPID por Terminally Stupid.

En general los call-signs están entre lo gracioso y lo insultante, como todo buen mote. Y, sobre todo, muchos se escogen para bajar los humos al piloto.

Así que como veis es muy dificil que Pete Mitchell hubiera recibido como mote Maverick, de no ser que la hubiera cagado con uno de los misiles llamados así.

¿O Maverick le viene por lo de inconformista y disidente? Maverick es a las vacas lo que Mustang a los caballos. Y aplicado a personas, son aquellas que van a su puta bola. El término viene, parece ser, del ganado sin marcar (como siempre y tras consultar varias fuentes, enlazo la más estable, que por desgracia suele ser sólo Wikipedia). Mientras que la traducción literal sería vaca salvaje, la más aproximada en español sería posiblemente cabra loca. Gracias Carlos por la pista.

PD: visto lo visto, tal vez Iceman venga de que se le congelara el pitot… o de que metiera cerveza en el congelador para enfriarla rápido y olvidara sacarla.

Del F-35, F-15, F-16, inteligencia artificial y misiles hipersónicos

El F-35, el avión que vino para sustituir a los F-16, F/A-18 y A-10 sigue siendo un avión caro, muy caro. Parece que es fruto de una maldición, y los problemas no cesan para él. También podríamos decir que la historia se vuelve a repetir, y como tras el F-4 Phantom fue necesario un concurso para lograr cazas más sencilloos y baratos, hay que repetir el proceso tras el F-35. Y los costes, pese a que tenían que haberse ido reduciendo, tanto los de compra como los de operación, no bajan tanto como sería del agrado de las fuerzas aéreas, sus generales o el secretario de defensa, que ha llegado a decir de él que es una M… (al final de la transcripción de esta aparición del secretario de defensa en funciones Cristopher C. Miller.

De hecho, aunque hace años el objetivo era tener una flota mixta de F-35 y F-22, todos aparatos furtivos, que serían sustituidos en un futuro por cazas de sexta generación, la realidad está siendo más prosaica y parece que a los cazas de la cuarta generación aún les queda mucha vida. Como ha dicho Miller, el F-16 -y el F-15, añadimos nosotros- han incorporado en los últimos tiempos unas tecnologías muy interesantes.

Las principales ventajas del F-22 y del F-35 eran su furtividad, su capacidad de supercrucero y, sobre todo, su capacidad de compartir información relevante entre ellos, cosas de las que carecían los cazas de cuarta generación. Sin embargo tanto la furtividad como la capacidad de compartir información pueden lograrse con desarrollos de electrónica y software, apuesta que hicieron los de SAAB con su Gripen E. Y el futuro pasa por esa interconexión, así como por la combinación de aeronaves tripuladas y no tripuladas, o incluso opcionalmente tripuladas, además de por la cada vez más importante guerra electrónica. Y aviones como el F-16 ya han demostrado que pueden actuar de forma no tripulada y volar como punto fiel de aviones pilotados por humanos.

Si a lo anterior añadimos que los constantes problemas del F-35 están causando que sea difícil alcanzar la masa crítica de 2100 cazas de sexta generación disponibles permanentemente, no nos ha extrañado que la USAF esté hablando, 20 años después de firmar el último contrato, de volver a comprar F-16s, que se siguen produciendo en la factoría de Greenville para satisfacer el mercado internacional. Así pues el número de F-35 a comprar se reduciría de 1763 a 1050 aeronaves, y se renovaría la flota de F-16, con nuevas capacidades y tencologías, abaratando no solo costes de producción y de hora de vuelo, sino de entrenamiento, al tener ya un sistema establecido y fiable para formar a los mecánicos, ingenieros y pilotos en este tipo de aeronave.

La envejecida flota de F-15C será reemplazada por F-15XE. Los motivos han ido cambiando. Cuando en 2019 la USAF encargó los primeros 8 de 144 F-15XE se dijo que era por una urgente necesidad, ligada a la antiguedad de los F-15C y la falta de disponibilidad de cazas de última generación. Pero ahora además resulta que el pilón central del F-15XE, con una capacidad de carga de 7500libras (~3400kg), es el único que puede transportar el nuevo misil hipersónico (de Mach 5) capaz de alcanzar blancos a 1000millas (~1600km) en 20 minutos. Y se están desarrollando media docena de este nuevo tipo de armas.

Con estos cambios, en lugar de los 2100 F-22 y F-35, la USAF continuaría volando una mezcla de F-35, F-22, F-15XE, F-16 block 70/72, además del venerable A-10, e incorporar durante la próxima década un caza de sexta generación, además del futuro bombardero. Habrá que estar atentos al Next-Generation Air Dominance (NGAD)

Nota: Pese al compromiso de Lockheed Martin de ir reduciendo progresivamente el coste medio de la hora de vuelo del F-35, se estima que ésta costará $25000 en 2025, un 25% menos que en 2018.

En cuanto al entrenamiento, el coste de los escuadrones agresores es alto. Hay que mantener los aviones así como entrenar a los pilotos. De ahí que se mantenga la confianza en el programa Skyborg, con la idea de delegar parte de las labores de los escuadrones agresores en inteligencia artificial, que ya ha combatido contra humanos, aunque sea en simuladores de vuelo. Además, defienden, el hecho de utilizar en el entrenamiento de combate a inteligencia artificial, no solo permite que los futuros pilotos de combate mejoren sus técnicas de caza, sino que la propia IA aprende, lo que permitiría que la IA instalada en aeronaves de combate no tripuladas se enfrentara mejor a situaciones reales y perfeccionar su actuación como puntos fieles, e incluso desarrollar las misiones que se pretendían cubrir con el cancelado programa Light Air Support.

Misiles hipesónicos

Tanto Estados Unidos como China o Rusia están haciendo alarde de esta tecnología como la nueva y casi invencible arma. Misiles que vuelan a velocidades hipersónicas, esto es más de Mach 5, con ojivas que pueden ser convencionales o nucleares, y que se pueden lanzar bien desde tierra bien desde aeronaves siguiendo trayectorias impredectibles. Una vez más, como otras en la historia, se espera que esta arma sea casi imposible de detectar y de derribar precisamente por su gran velocidad.

La controversia sobre este arma viene de un estudio que han publicado dos investigadores independientes, el Dr. Cameron L. Tracy del programa de seguridad global de la Union of Concerned Scientists y el Dr. David Wright del departamento de ciencia nuclear e ingeniería del MIT, basado en los datos del HTV-2, y del que se hacen eco New York Times o The Diplomat.

Mientras que las principales potencias defienden que son armas disruptivas, capaces de alcanzar su objetivo sin ser detenidas, de llevar ojivas nucleares o de alcanzar satélites, estos dos investigadores dicen que no tienen sentido.

David Wright, físico del MIT, llama a este arma en una entrevista un espejismo. «Hay más afirmaciones que números, pero si haces números encuentras que las afirmaciones no tienen sentido».

Los militares dicen que lo que no tiene sentido es el paper publicado pro estos dos investigadores, y que se basan en datos obsoletos. «Debido a la naturaleza clasificada de la tecnología hipersónica, no somos libres de discutir públicamente las capacidades actuales», ha dicho Jared Adams, portavoz de DARPA.

Los investigadores dicen que han suplico los datos que no son públicos con modelos avanzados de simulación. El equipo se centró en las fases distintivas del vuelo hipersónico, la inicial de aceleración, cuando el vehículo atraviesa la atmósfera y el picado final hasta el objetivo.

Con este modelo predicen que estos misiles no burlarían en su fase inicial a los satélites de alerta temprana y que éstos podrían rastrear los giros en la trayectoria del arma durante su fase atmosférica. También dicen en el estudio que la velocidad, uno de los puntos fuertes de estas nuevas armas, no sería tan ventajosa frente a los misiles balísticos lanzados para seguir las conocidas como depressed trajectories, que si bien no son óptimas, sí son las que llevan más rápido al misil hasta el objetivo, al ser más planas, y además les permite esquivar los sistemas anti-misiles balísticos.

Fuentes: