El Super Caravelle nuclear supersónico

Imgen moderna de cómo sería la instalación del motor nuclear

Hubo una época en la que la energía nuclear fascinó al mundo, y se creyó que podría ser la energía barata y limpia que salvara al planeta… (bueno, eso ahora sí es factible). Por eso se intentó «nuclearizar» todo, desde barcos (con mucho éxito) a coches. También se intentó con los aviones nucleares, tanto por parte estadounidense [pdf] como por parte soviética [pdf].

Lo que tal vez no sea tan conocido es que también los franceses lo tuvieron en mente, ni más ni menos que para motorizar su posible avión de pasajeros supersónico Super Caravelle.

No confundir el reactor supersónico llamado Super Caravelle con la versión agrandada del Caravelle que heredaría este nombre cuando el proyecto del Super Caravelle supersónico quedó fusionado con el proyecto británico para dar como resultado el Concorde.

Los más fieles seguidores del blog seguro que recuerdan el Super Caravelle de cuando explicamos la historia de los padres del Concorde, así que no nos entretendremos mucho presentándolo e iremos directos a por su desarrollo nuclear.

Super Caravelle con motores convencionales

El proyecto se dio a conocer en un folleto de Sud Aviation de 1958. Junto con los dibujos del Super Caravelle con motor convencional, había otros proponiendo la motorización nuclear.

El motor nuclear iría instalado en la parte trasera, obsérvense las diferencias con la imagen superior
Detalle del tren de aterrizaje reforzado

En la imagen superior se puede observar la disposición del reactor nuclear, así como las posiciones de las turbinas. También se aprecia en la imagen frontal que el número de las ruedas se ha doblado, con carretones de cuatro para el tren principal y carretón de dos para el de morro. Esto se debe a que se preveía reforzar el tren de aterrizaje, puesto que en un avión con combustible convencional el peso al aterrizar es mucho inferior al peso al despegar (por eso cuando hay un problema eyectan o gastan el combustible antes de aterrizar), mientras que en el avión nuclear el peso al despegue y al aterrizaje sería el mismo.

Cabina

El folleto también incluía una vista de la disposición de la cabina, aunque sin muchas explicaciones de qué instrumentos nuevos debería incorporar o qué cambios había que introducir respecto a una cabina de pilotaje tradicional.

Turbinas

Se contemplaron, como en el caso estadounidense y el soviético, motores de flujo abierto y de flujo cerrado. En el primero, el aire calentado por el reactor es expulsado a la atmósfera a alta velocidad. Aunque de funcionamiento más sencillo y estructura más ligera, se consideró poco adecuado puesto que liberaba material radioactivo a la atmósfera y exigía un blindaje extra para los ocupantes del avión. El otro sistema, el de flujo cerrado, utiliza un intercambiador de calor intermedio, haciendo que el material radiactivo nunca salga del circuito. Aunque es un concepto más pesado, evitaba el lanzamiento de material radioactivo a la atmósfera y además hacía que el avión necesitara menos blindaje antiradiactivo.

Fuentes: Avia Déjà vu

Vídeo: Primer vuelo del XB-70 Valkyrie

El Valkyrie había nacido para ser el bombardero definitivo, volaba tan rápido y tan alto que nadie podía interceptarlo. Pero de todos es sabido que ante un arma revolucionaria no tarad en aparecer la contramedida. Y los soviéticos desarrollaron dos, un caza que podría interceptarlo (MiG-25) y misiles que podían derribarlo. Unido ello a que se pensó que los misiles balísticos intercontinentales harían inútiles a los bombarderos, y a a uno de los accidentes aéreos más conocidos, el avión seguiría el mismo destino que su cohetáneo TSR.2: ser cancelado.

No obstante en este vídeo que han subido al canal de Periscope Films podemos observar el primer vuelo, y el primer reventón de neumático. También dicen los de Periscope que se puede observar en este vídeo el primer vuelo supersónico, y que se observa en la pintura desgastada.

Para acbar, y para los que no conocieran el accidente que destruyó uno de los prototipos del Valkyrie, fue grabando un vídeo con fines publicitarios, un F-104 de la Nasa colisionó contra él.

Presentado el Boom XB-1 supersónico

O como suele decirse, ya se ha realizado el roll out del avión Boom XB-1, que junto con otros pocos, espera traer de nuevo a unos pocos privilegiados el vuelo comercial supersónico.

Muchos fueron los llamados, y poco los escogidos. De hecho tan solo el soviético Tu-144 y la unión de los proyectos británico y francés vieron la luz como aviones de pasajeros supersónicos. Y como sabemos, sus altos costes de operación junto con los límites operativos que tenía (solo supersónico sobre el océano), llevaron a que fueran retirados. De hecho los aerotrastornados nos quejamos amargamente de que hace años tuvieramos maravillas como el Concorde o el SR-71 en vuelo y hoy día se hable de volar más lento para volar más verde, en lugar de volar más alto, más rápido, más lejos. Por eso precisamente venimos siguiendo con interés y desde hace un tiempo proyectos como el Aerion, el motor SABRE, o el avión que nos tenemos entre manos hoy, el Boom XB-1, por la emoción de la innovación de la vuelta al supersónico, de nuevo.

Y si antes no se podía volar supersónico nada más que sobre el océano, ¿por qué ahora sí se va a poder? Tiene que ver con los últimos desarrollos realizados en el supersónico silencioso, o Quiet Supersonic Transport. Básicamente, estudios aerodinámicos para que las ondas de choque no hagan tanto ruido en tierra, y que las aeronaves que se plantean son más pequeñas que el viejo Concorde y por tanto no haría tanto ruido.

El avión XB-1 presentado por Boom, del que diríamos basados en algunas experiencias que de momento es más una maqueta a escala real que un prototipo operativo al 100%, es el modelo a escala 1:3, que mide unos 21m de largo, del que se espera que sea su modelo comercial, de 200 millones de dólares, el Overture. Y la velocidad de crucero es básicamente la misma que ya tenía el Concorde, con lo que permitiría cortar el tiempo de vuelo transatlántico al mismo que hacía el venerable Concorde.

Los primeros ensayos del XB-1 están planeados para el año que viene. El debut del Overture se prevé para 2025. Los tres motores a reacción permitirían volar de Nueva York a Londres en unas 3.5h, y el precio del billete se estima en unas 5000 libras esterlinas, ida y vuelta.

Hasta ahora son muchas las futuras promesas, al menos para esta ya tienen claros los motores. Esperemos ver pronto en qué quedan.

Fuentes: