El Diablo Azul, piloto de caza belga de la IGM

Entrevista a Willy Coppens

Imagino que es el cine el que ha fijado en nuestra imaginación y en nuestra memoria que el combate aéreo consiste en grandes melées de aviones buscando la cola del enemigo, o en peleas caballerescas a lo justa medieval, si vamos a la Primera Guerra Mundial. Nada más lejos de la realidad, cuando se llegaba a esos grandes enfrentamientos es porque la misión no había ido bien, salvo que la misión fuera precisamente despertar el avispero e intentar destruir la caza enemiga en el aire.

En la Primera Guerra Mundial una de las principales misiones era la destrucción de los globos de observación y dirección de tiro artillero del enemigo. Y no era tarea fácil ni grata. Pese a ser objetivos estáticos estaban fuertemente defendido, tanto por ametralladoras como por cañones antiaéreos. La mera existencia de un aerostato en el frente hacía peligrar todo el sector, que podía ser identificado, comunicados sus movimientos, o barrido por la artillería, así que a la orden de bajar ese globo se despegaba cargado de munición incendiaria o inlcuso proto cohetes (Fusées Le Prieur) para incendiarlos, sufriendo a sus defensas antiaéreas las cebollas candentes disparadas por el Hotckins de 3.7cm y al pesado de Archibald.

Y en esta misión de cazar globos fue en la que destacó especialmente nuestro protagonista de hoy: Willy Coppens, con 36 derribos confirmados, 33 de los cuales son globos Drachen alemanes.

Willy Omer François Jean Coppens era hijo del pintor Omer Coppens. Nació en Watermael-Boitsfort, una de las comunas de Bruselas, el 6 de julio de 1892.

En un regimiento de granaderos desde 1914, y apasionado a la velocidad, los motores y las motociletas desde joven, llegó a diseñar y construir siete carros a vela en las playas de La Panne, solicita su paso la aviación militar. Siendo denegada esta solicitud, y apoyado en la buena posición económica de la familia, en 1915 decide trasladarse a Hendon para obtener allí el 9 de diciembre su licencia de piloto civil, con un coste de 100 libras de la época. También conocería allí al primer as de caza británico Albert Ball.

Ya con su licencia de vuelo civil pasa por l’école de pilotage militaire d’Etampes, donde muestra buenas dotes de acróbata. Desde allí será destinado a escuadrillas de reconocimiento.

Hará todo lo que está en sus manos para ser destinado a caza, lo que al final conseguiría, siendo trasferido a la primera escuadrilla un finalmente a la novena para volar el Hanriot-Dupont HD-1. Este avión, de desarrollo francés, había evolucionado a partir del Sopwith 1½ Strutter, que era fabricado bajo licencia por Hanriot-Dupont. El HD-1 es muy similar al Sopwith Pup, que había evolucionado a su vez del mismo Strutter.

El HD-1 había sido considerado inferior al SPAD VII, con un motor Hispano Suiza 30 caballos más potente que el Hanriot y sin los problemas asociados a los motores rotatorios Gnome-Rhône de éste último, así que se dedicó a misiones de segunda línea o bien se suministró a países aliados, como Belgica o Italia. Aunque se había diseñado con dos ametralladoras, se solía volar sacrificando una de ellas en aras de una mejor maniobrabilidad y velocidad de trepada.

Y sería en la Novena Escuadrilla de caza donde se ganaría el sobrenombre del Diablo Azul, gracias a su avión pintado de celeste: del 25 de abril de 1918, poco después de que los fusileros canadienses derribaran al Barón Rojo, al 14 de octubre de 1918 lograría 37 derribos confirmados, casi todos sobre globos, y seis probables.

FechaHoraEscuadrillaAparatoAdversarioLugar
25 avril 1918 12.209e Hanriot (en) Scout Saint-Georges-sur-l’Aa
8 mai 1918 7.109e Hanriot Ballon Zarren
8 mai 1918 9.559e Hanriot Ballon Houthulst
15 mai 1918 8.079e Hanriot Ballon Houthulst
19 mai 1918 9.459e Hanriot Ballon Houthulst
5 juin 1918 6.409e Hanriot Ballon Houthulst
9 juin 1918 9.229e Hanriot Ballon Zonnebeke
10 juin 1918 7.479e Hanriot Ballon Ploegsteert
24 juin 1918 6.459e Hanriot Ballon Warneton
24 juin 1918 6.469e Hanriot Hannover CL Ploegsteert
30 juin 1918 6.309e Hanriot Ballon Bovekerke
30 juin 1918 8.309e Hanriot Ballon Gheluvelt
30 juin 1918 8.349e Hanriot Ballon Passendale
14 juillet 1918 9.309e Hanriot Ballon Passendale
16 juillet 1918 18.559e Hanriot Ballon Bovekerke
19 juillet 1918 19.209e Hanriot Ballon Ruyterhoek
20 juillet 1918 5.579e Hanriot Ballon Houthulst
22 juillet 1918 7.309e Hanriot Ballon Geluwe
22 juillet 1918 7.319e Hanriot Ballon Wervik
22 juillet 1918 7.349e Hanriot Ballon Comines
24 juillet 1918 19.209e Hanriot Ballon Ruyterhoek
3 août 1918 7.509e Hanriot Ballon Reutel
10 août 1918 6.059e Hanriot Ballon Leffinge
10 août 1918 6.259e Hanriot Ballon Ruyterhoek
10 août 1918 7.459e Hanriot Ballon Leffinge
24 août 1918 14.559e Hanriot Ballon Ploegsteert
24 août 1918 14.579e Hanriot Ballon Warneton
3 septembre 1918 11.029e Hanriot Ballon Ten-Brielen
4 septembre 1918 9.239e Hanriot Ballon Wercken
27 septembre 1918 11.059e Hanriot Ballon Leffinge
27 septembre 1918 11.069e Hanriot Ballon Leffinge
29 septembre 1918 10.059e Hanriot Bi-place Leffinge
2 octobre 1918 15.209e Hanriot Ballon Leffinge
3 octobre 1918 8.149e Hanriot Ballon Lendelede
5 octobre 1918 8.209e Hanriot Ballon Cruypenaerde
5 octobre 1918 609e Hanriot Ballon Praatbos
14 octobre 1918 6.059e Hanriot Ballon Torhout
Lista de derribos del «Diablo Azul»

Como hemos indicado arriba, el derribo de los globos no era sencillo, puesto que estaban muy bien defendidos y los aviones de caza de la época no llevaban ningún blindaje ni protección para el piloto, que hubiera pesado demasiado: el HD-1 tenía la misma potencia que muchos ULM de hoy en día, 100HP. El único modo de bajar el globo era lograr incendiarlo. Para ello se utilizaban balas de fósforo, incendiarias, e incluso algunos Fusées Le Prieur acoplados a los puntales que hay entre planos. Willy utilizó la ametralladora reglamentaria Vickers de 7.7mm de su aparato para derribar varios, aunque también utilizó cohetes e incluso instaló una Vickers Balloon Gun de 11mm.

Durante su servicio bajando globos vivió varias anécdotas, aunque las más recordadas son cuando al atacar uno de los globos partió el cable que lo mantenía cautivo al suelo, que golpeó el revestimiento de su biplano, dañándolo. Por miedo a que el cable se enredara en la élice apagó el motor, para reencenderlo picando después de desembarazarse del cable. También se recuerda el vuelo a escasos 100 pies que hizo sobre Ixelles, Bruselas, entonces ocupada por los alemanes, el 18 de febrero de 1918, tras haber pasado por encima de la casa que le vió nacer y saludar a la familia y los habitantes de su comuna con el brazo. Tras 12 minutos sobrevolando la zona, regresó a su base, en territorio belga no ocupado por los alemanes.

Durante su último derribo fue herido por un antiaéreo pesado alemán en una pierna, que tuvo que ser amputada, y éste fue el final del Diablo Azul como piloto de caza en la Primera Guerra Mundial, que terminaría apenas 3 semanas después, el 11 de noviembre de 1918.

Una réplica de su HD-1 puede encontrarse en el museo de Waasmunster, además fue restaurada hace poco.

Fue altamente condecorado, además de recibir del Rey Alberto el título de caballero, pese a que para disgusto de sus superiores criticó fuertemente y cargo su pluma contra sus jefes o los condecorados que no habían pisado el frente, y llegaría a decir que la Fuerza Aérea Belga fue devaluada bajo el mando de hombres sin honor ni visión de futuro. En 1960 el Rey Balduino le nombraría barón de Houthulst, la región belga donde actuó la mayor parte del tiempo como piloto durante la IGM.

La amputación de su pierna no le restó un ápice de arrojo, y en 1928 batiría el récord de altitud en salto en paracaidas, desde los 6000m.

Sería Agregado de la Aeronáutica Militar Belga en Reino Unido, Francia, Italia y Suiza.

Después de estar destinado en Londres es nombrado comandante del Segundo Gurpo de Caza de Nivelles. En 1939 es informado de que su grupo va a ser reequipado con el biplano CR-42, que él había conocido personalmente mientras estuvo como agregado en Italia en 1935 y del que había informado que era inferior a todos los cazas de la época, incluyendo los Messerschmitt, Hawker o Dewoitine. (nota: decisión del todo ilógica, conociendo los desarrollos belgas propios de aquél periodo, como el Renard 36)

Pasa la Segunda Guerra Mundial exiliado con su familia en Ginebra, Suiza, desde donde realiza junto con la Cruz Roja labores para ayudar a los prisioneros de guerra belgas.

A los 47 años volvería a ponerse a los mandos de un caza de la fuerza aérea. Terco y con un sentido de la justicia y del honor que le valieron enemistades dentro del ejército, alguno no le perdonarían las palabras que destilaba su pluma, por otro lado prolífica:

  • Feuilles volantes, J.E. Goosens, Bruxelles, 1927
  • Becs et plumes, Rouffé, 1928
  • Jours envolés : mémoires, Nouvelles éditions latines, 1932
  • Albert Ier, aviateur, Éditions du Comité des œuvres sociales du Ministère de l’air, 1934
  • L’homme a conquis le ciel (illustré par Marcel Jeanjean), Hachette, 1937
  • Commentaires sur l’aviation de chasse, conférence, 1938
  • Reclassements. Hélice en croix, Éditions du Rhône-Genève, 1945
  • Reclassements. II, Vue cavalière, Éditions du Rhône-Genève, 1946
  • La grande conquête, Marabout éd., Verviers, 1955
  • La justice belge cul par-dessus-tête : cartes sur table, D.M.N. éd., Bruxelles, 1967
  • La justice belge déculottée : épilogue, D.M.N. éd., Bruxelles, 1968
  • Gens sans honneur : j’accuse, D.M.N. éd. Bruxelles, 1969
  • Polenri Spaak : pour servir à l’histoire de notre décadence, illustré par Bugh, D.M.N. éd. Bruxelles, 1970
  • Aviateurs célèbres au temps des hélices, Éditions Erel, Ostende, 1973
  • Une figure de proue : Jan Olieslagers, Éditions Everling, Arlon, 1973
  • Londres et Paris en contrepoint, Éditions Erel, Ostende, 1974

Murió en Berchem, cerca de Amberes, el 21 de diciebre de 1986.

Fuentes:

Please follow and like us:

Deja una respuesta