¡Compartelo!

Menú de usuario

Home Blog Historia BQ-7 y operación Afrodita: un B-17 convertido en bomba volante
BQ-7 y operación Afrodita: un B-17 convertido en bomba volante Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Blog - Historia
Escrito por Jose Manuel G. (aka Gizmo)   
Martes, 19 de Mayo de 2009 07:55

Hemos hablado ya en este blog del Mosquito de Kettering, un torpedo aéreo que no era más que un avión no tripulado con un sistema de guía inercial, a base de giróscopos (se parece a la V-1, solo que ésta además era a reacción), lo que le hace ser un UAV digamos 'autónomo', sin piloto externo. También hablamos del TDR-1, un avión no tripulado dirigido a distancia, gracias a un sistema de 'radio-control' unido a uno de televisión. Ahora le toca a las "bombas volantes" estadounidenses por radio control, el BQ-7: un B-17 modificado, cargado de explosivos y dirigidos por control remoto desde otro bombardero.

 

Había algunos blancos que los aliados no conseguían destruir por medios convencionales. Es por ello que se pensó en los B-17 que iban a ser dados de baja: cargados de explosivos y dirigidos a control remoto contra el objetivo seguro que podía con él. Carl Spatz era el padre de la idea, y Doolittle (sí, el mismo que bombardeó Tokio con B-25 embarcados en el Hornet) dió el visto bueno. Spatz informó al general Arnold, que bautizó el programa como Aphrodite,  y comenzaron las pruebas.
 
 
 
B-17/BQ-7
 
Los B-17 fueron transformados en BQ-7 (Baby, en clave) eliminando todo equipo inútil para la misión (puestos de ametrallador, bombardero, miras...), remotorizados, dotados de compuertas de escape para su tripulación -inicialmente, al final se optó por descapotar el avión-, y reforzados sus "trenes de despegue" (y digo despegue porque para aterrizar no iba a usarlos...) para soportar bien el sobrepeso que le daba su nueva carga de 10 toneladas de Torpex.
 

La idea era relativamente simple: los Baby despegarían pilotados por un piloto y un navegante que dejaría listos los sistemas de radio control. Aun sobre territorio británico abandonarían el Baby en paracaídas y éste sería dirigido por un avión nodriza, un B-24 modificado (AZON B-24) que llevaría a los controladores de los Baby, así como los sistemas de radio control y receptores de televisión. Mientras que el avión nodriza volaría a unos 20 mil pies, los BQ-7 lo harían a tan solo 1800pies (~600m).

 

Exordio: Operación Afrodita  y en inglés podéis encontrar bastante información aquí

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar