¡Compartelo!

Menú de usuario

Home Artículos Historia El aeródromo de Ávila en la Guerra Civil Española
El aeródromo de Ávila en la Guerra Civil Española Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Artículos - Historia
Escrito por Administrator   
Domingo, 14 de Junio de 2015 12:53

 por Darío Delgado

 

En 2009 aparecieron restos del aeródromo de Avila, de la Guerra Civil Española. Entonces encontramos algo de información en el foro del escuadrón virtual de la Tercera Escuadrilla y la publicamos. Hace unos día nos contactó Darío, quien había escrito toda esa información en el foro, pidiéndonos actualizar y corregir la información en base a las investigaciones que había realizado posteriormente. Este es el resultado:

 

 

Aerodromo de Avila

 

 

imagen vía La Colonoscopia

 

Imágenes del aeródromo de Ávila en el Flickr de Ávila.es


El aeródromo de Ávila, también conocido como “Cruz de los llanos”, por una pequeña cruz presente en la zona, se habilitó en los primeros días de septiembre de 1936. Cercano a la ciudad, sus instalaciones apuntan a un uso y una importancia estratégica de la que no ha quedado una una huella documental amplia.


La necesidad del bando nacional de aeródromos cercanos a Madrid incita la búsqueda de terrenos adecuados. Después de considerar terrenos en Sanchidrián (donde se acabaría construyendo otro aeródromo), se elige una amplia zona llana muy cercana a la ciudad de Ávila, en terrenos que hoy en parte incluso están urbanizados.


En esos primeros días de septiembre de 1936 se expropiaron las tierras que componen el aeródromo, se allanaron y se cavó una zanja de saneamiento en su perímetro. Las actividades comienzan enseguida, existiendo partes de operaciones de estos días que relfejan vuelos del Airspeed Envoy utilizado por el general Mola, y aviones con tripulaciones alemanas e italianas.


Los partes de operaciones se extienden hasta el 31 de octubre de 1936. A partir de esta fecha se encuentran muchos menos registros oficiales en los archivos españoles. Pero es a partir de entonces cuando el aeródromo cobra especial relevancia. En Ávila se establece el Estado Mayor de la Legión Cóndor desde noviembre de 1936 hasta que la Legión Condor se traslada al frente norte en 1937. Asimismo, Adolf Galland relata en su autobiografía su vida en Ávila trabajando en el P/88, a compañía encargada del montaje de los aviones que venían de Alemania y del mantenimiento. Durante los primeros meses de la guerra se sitúa en Ávila la cuarta escuadrilla de cazas de la Legión Cóndor, equipada con He-51.


Las fotografías en las que se ha podido identificar el aeródromo muestran numerosos aviones de guerra, entre los que destacan escuadrillas de He-111 y Bf-109, Do-17 de reconocimiento, un prototipo de Bf-109 (posiblemente el V3, V4, V5 o V6, con una hélice de madera extraña), Junkers Ju-87… Asimismo, se observa actividad de la aviación italiana y de la aviación nacional, en especial de la escuadrilla de caza de García Morato, quien aparece en unas fotografías en el aeródromo junto al general Kindelán.


Probablemente los momentos de mayor actividad fueran los de la batalla de Brunete, en julio de 1937, cuando se desplaza al aeródromo la segunda escuadrilla de caza de la Legión Cóndor y se suceden los bombardeos republicanos (todos a pequeña escala) contra el aeródromo y objetivos estratégicos de la ciudad. La falta de precisión de los bombardeos en la época provocó que en ocasiones se viera afectada la población civil.


A partir de un ataque de la aviación republicana que ocasionó fuertes pérdidas en el aeródromo, se reforzó la presencia de artillería antiaérea tanto en las inmediaciones del aeródromo como en toda la ciudad, llegándose a instalar una pieza en los tejados de la catedral.


Durante los años de la guerra se fueron construyendo edificios en torno al aeródromo, como un polvorín de dimensiones considerables, hangares, barracones para tropa, dependencias para oficiales y otros edificios de servicio. A día de hoy se conserva la práctica totalidad de estos edificios, excluyendo los hangares (de los dos existentes, uno se quemó tras la guerra y el otro fue derribado en 2009 en durante unas obras de urbanización).


La escasa huella documental ha provocado que apenas se nombre al aeródromo en unas pocas ocasiones en la bibliografía especializada. La ausencia de documentos en los archivos españoles y la destrucción de los archivos de la Legión Cóndor durante la Segunda Guerra Mundial hacen que probablemente sea imposible reconstruir totalmente la actividad durante la guerra, pero sin duda debió ser mayor de lo que se refleja en los registros documentales.


Los restos físicos del aeródromo, que hoy en día pasan casi desapercibidos, son abundantes, y actualmente presentan un estado de conservación excepcional, que sin duda se ve amenazado si no se les dota de protección.

Última actualización el Domingo, 14 de Junio de 2015 14:00
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar