¡Compartelo!

Menú de usuario

Home Artículos Militar El primer vuelo de un avión no tripulado, una bomba volante de la Primera Guerra Mundial
El primer vuelo de un avión no tripulado, una bomba volante de la Primera Guerra Mundial Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Artículos - Militar
Escrito por Jose Manuel G. (aka Gizmo)   
Martes, 06 de Octubre de 2015 22:05

 

Bomba volante de Curtiss/Sperry

 

 

La bomba volante de Curtiss/Sperry fue el primero de dos intentos estadounidenses durante la IGM para desarrollar lo que hoy sería llamado un misil de crucero. La otra sería la bomba volante de Dayton Wright Liberty Eagle, más conocida como Kettering Bug. Y ambos son precursores de la V-1.

 

 

Giroscopo de Sperry

Entre 1909 y 1914 Elmer Ambrose Sperry. conocido como el padre de los pilotos automáticos, desarrolló un estabilizador giroscópico, que podía mantener un avión en vuelo recto y nivelado sin necesidad de la intervención de un piloto. En 1915 la Marina de los Estados Unidos contactó con Sperry para usar su giroestabilizador para construir un avión no tripulado que funcionara como Bomba Volante. Aunque en aquél entonces fue llamado a menudo Torpedo Aéreo, en los informes oficiales de la Marina se prefería el nombre de Bomba Volante.


La Bomba Volante debía volar en línea recta durante una distancia predeterminada, medida en vuelo mediante un sistema  de engranajes que contaba las vueltas que daba el motor. Una vez alcanzada esa distancia, los mandos eran deflectados para ahcerla picar contra el suelo. (Sí, un sistema casi idéntico al de la V-1). El primer demostrador tecnológico, un avión tripulado, probó su viabilidad en 1916. El piloto a bordo manejó el avión durante el despegue y el aterrizaje, pero no tocó los mandos durante el vuelo de crucero.


En mayo de 1917 la Marina ordenó que cinco hidroaviones Curtiss N-9  fueran modificados para realizar pruebas con el sistema de Sperry. Los ensayos de vuelo comenzaron en Septiembre y fueron en general un éxito. La preción era de unos 3km (2 millas) a una distancia de 50km (30 millas), aparentemente lo suficientemente buena como para que la Marina encargara la construcción, que no transformación de otros aviones, de seis bombas volantes a Curtiss. La bomba debía tener un alcance de 80km (50 millas) y volar a 145km/h (90mph), transportando una carga explosiva de 450kg (1000lb)

La bomba volante sobre un coche
En vez de probar el avión en vuelo, o construir un túnel aerodinámico a escala real, montaron el avión sobre un coche que corría por la pista
 

La Bomba Volante era lanzada desde catapulta. En los tres primeros intentos, en Noviembre/Diciembre de 1917, el avión no tripulado no logró despegar. En los dos siguientes vuelos, en enero de 1018, se estrelló poco después del despegue. Para dar con los problemas de estabilidad que afectaban al modelo, Lawrence Sperry (el hijo de Elmer) voló el avión dos veces en febrero de 1918, estrellándose en el segundo. Como resultado de estas pruebas el avión fue modificado, una de las modificaciones fue alargarlo 60cm (2ft). Se continuaron los ensayos de estabilidad y control con el avión montado en el techo de un coche, para evitar el riesgo de accidente en vuelo.


Finalmente, el 6 de marzo la Bomba Volante hizo un vuelo exitoso de 900m (1000 yardas). Fue el primer vuelo exitoso de un avión no tripulado de la historia.


Desgraciadamente éste fue el único éxito de la Bomba Volante, y para finales de Septiembre todas habían sido destruidas estrelladas. Los ensayos continuaron sobre el N-9. Uno de ellos desapareció durante un vuelo de pruebas al adentrarse en el mar sin detenerse a la distancia que el mecanismo medidor de distancias había sido programado (12800m, 14000 yardas), ¡debe ser el primer vuelo laaaaargo de la historia de un avión no tripulado!


A pesar del fin de la Guerra Mundial la Marina decidió continuar con los experimentos de bombas volantes, y encargaron otros 5 ejemplares de una nueva célula, diseñada por Witteman-Lewis. Voló en marzo de 1919. Sin embargo los ensayos realizados con esta y con otra bomba volante construida por la Naval Aircraft Factory no fueron exitosos y todo el programa quedó cancelado en 1922. La Marina no retomaría los experimentos con aviones no tripulados hasta mediados de los años 30, cuando muchos aviones fueron convertidos a aviones de radio control. Estos experimentos culminaron en los aviones no tripulados de ataque TDR-1 (también tenemos un vídeo) y TDN-1 de la Segunda Guerra Mundial.

 

 

 

 

 

 

Última actualización el Martes, 06 de Octubre de 2015 22:41
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar